header Teegarten
Naturland

El 11 de abril se cumplió el centenario de la fundación de la OIT

Herr Wu 350 233Para Naturland, la responsabilidad social ha sido parte integral de la agricultura orgánica desde el principio. En el año 2005, Naturland plasmó esta percepción en sus normas sociales, que permiten verificar el cumplimiento de dichas normas a lo largo de toda la cadena de valor.

Las normas sociales de Naturland se basan, entre otras cosas, en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en la Convención sobre los Derechos del Niño y en las Normas Internacionales del Trabajo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Hace ahora 100 años que inició su actividad con el objetivo de lograr la paz mundial a través de la justicia social. Un gran objetivo, aunque también muy ambicioso.

Las normas fundamentales del trabajo de la OIT juegan un papel determinante

En sus 100 años de existencia, la OIT ha sido una importante fuerza impulsora de las normas laborales fundamentales del trabajo. Éstas incluyen la libertad sindical y el derecho de asociación, la eliminación del trabajo forzoso, la abolición del trabajo Infantil, la prohibición de la discriminación en el empleo y ocupación, y otros 189 convenios y 204 recomendaciones. Sin embargo, la ratificación de las normas de la OIT sigue siendo completamente voluntaria. A pesar de que en 1998 los 138 estados miembros declararon su compromiso con las normas laborales fundamentales, en muchos países esto no ha cambiado la situación de los pequeños agricultores y los trabajadores agrícolas. El trabajo infantil, el trabajo forzado, las condiciones de trabajo peligrosas y los salarios por debajo del salario mínimo son aún frecuentes y siguen generando pobreza en todo el mundo. Además, a menudo no se garantiza el cumplimiento de los derechos humanos fundamentales, especialmente en las cadenas de suministro agrícolas.

Las normas sociales de Naturland fomentan las buenas condiciones de trabajo en todo el mundo

Naturland reconoció esto desde el principio y en 2005 amplió sus normas orgánicas para incluir aspectos relacionados con la responsabilidad social, de modo que las condiciones sociales de todas las empresas agrícolas y procesadores certificados por Naturland en todo el mundo sean verificadas como parte del proceso del control orgánico. Las normas sociales proporcionan requisitos detallados sobre las condiciones de trabajo y la seguridad social para todos los trabajadores. Esto incluye la prohibición de todo trabajo forzoso y el fortalecimiento de las estructuras democráticas mediante la garantía de la libertad de reunión y el acceso a los sindicatos. Otras prioridades son las medidas para la protección de la salud y la seguridad en el lugar de trabajo, así como la oferta de formación continua. Las normas también proporcionan una orientación clara sobre el trabajo infantil. El trabajo infantil es una realidad para millones de niños y niñas. Naturland no puede abolirlo, pero puede proporcionar el marco necesario para excluir las formas de explotación del trabajo infantil y asegurar que los niños puedan ir a la escuela y no se perjudique su desarrollo físico y mental.
Cada país tiene sus propias particularidades institucionales, económicas y culturales, que dan lugar a fuertes diferencias en las condiciones de trabajo entre los pequeños agricultores y trabajadores agrícolas de todo el mundo. Como asociación internacional, es parte del trabajo diario de Naturland tratar estos temas y entender las necesidades especiales y las condiciones sociales de los trabajadores en todo el mundo mediante inspecciones en las empresas agrícolas. Además, Naturland invierte mucho tiempo en la formación de inspectores para verificar el cumplimiento de las normas sociales locales. Porque el control social necesita sensibilidad y un ojo entrenado.

Solo las leyes obligatorias pueden proteger a los pequeños agricultores y trabajadores agrícolas en todo el mundo

Está claro que solo si las normas laborales fundamentales de la OIT son jurídicamente vinculantes y se crea una infraestructura que garantice su revisión, se podrán mejorar las condiciones laborales de los trabajadores en todo el mundo. Además, las empresas que operan a nivel mundial también deben ser responsables de cumplir con su deber de cuidado. Gran Bretaña, Francia y Australia ya han dado un paso importante en este sentido. Obligan legalmente a las empresas a respetar los derechos humanos a lo largo de toda la cadena de valor. Alemania todavía está a la espera de una ley de este tipo. Aunque el ministro federal alemán de cooperación económica y desarrollo, Gerd Müller, ha presentado una propuesta para una ley de la cadena de valor, la coalición actualmente está retrasando dicha ley. Naturland ha ido más allá y se ha comprometido a garantizar que todos -desde el productor hasta el procesador- participen en las inspecciones orgánica y social. Por lo tanto, los productos certificados por Naturland simbolizan el cumplimiento de las normas sociales a lo largo de toda la cadena de valor.
Un siglo después de la fundación de la OIT, aún queda mucho por hacer. El cambio climático trae nuevos desafíos a la OIT, como la migración. Sin embargo, los “Living wages” o salarios dignos son un tema del futuro que ocuparán a la OIT y Naturland.

 

Lea más sobre nuestras directrices sociales aquí: Responsabilidad social de Naturland