header Teegarten
Naturland

Argentinien 10.10El auge de la soja con sus enormes monocultivos y el cultivo de plantas modificadas genéticamente ha convertido a Argentina en uno de los mayores exportadores agrícolas del mundo en los últimos años. Todo esto conlleva un uso masivo de pesticidas, como el glifosato y otros.

El jueves 4 de octubre, el abogado argentino Juan Ignacio Pereyra y el doctor Damián Verzeñassi se reunieron con la activista del movimiento ecológico de Múnich Christiane Lüst, de la "Aktion Gen-Klage”, invitados por Naturland. El auge de la soja con sus enormes monocultivos y el cultivo de plantas modificadas genéticamente ha convertido a Argentina en uno de los mayores exportadores agrícolas del mundo en los últimos años. Todo esto conlleva un uso masivo de pesticidas, como el glifosato y otros. El jueves 4 de octubre, el abogado argentino Juan Ignacio Pereyra y el doctor Damián Verzeñassi se reunieron con la activista del movimiento ecológico de Múnich Christiane Lüst, de la "Aktion Gen-Klage”, invitados por Naturland.

Los activistas argentinos informaron sobre las consecuencias devastadoras que tiene el glifosato y la siembra de soja transgénica en su tierra natal sobre la población local y el medio ambiente. El abogado Pereyra ya ha representado a muchas victimas del glifosato en los tribunales, y las investigaciones a largo plazo del doctor Verzeñassi demuestran un aumento masivo de cáncer, abortos espontáneos y malformaciones en bebés entre la población local, además de otros problemas de salud. Los dos argentinos, que también son conocidos por varios documentales televisivos y que testificaron sobre los casos argentinos de Monsanto en 2016 y 2017 en el Tribunal de la Haya, compartieron sus experiencias en la lucha contra Monsanto/Bayer.

El 24 de septiembre, ambos declararon sobre violaciones de derechos humanos ante el Comité de Derechos Humanos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU en Ginebra. El gobierno argentino debe responder allí de las violaciones de derechos humanos en su país. Por cierto, Alemania también tuvo que justificar su política de derechos humanos allí. Porque también se trata de respetar los derechos humanos en los países productores como parte de la actividad de las empresas alemanas en el extranjero.

Antes y después de la audiencia, los activistas han recorrido Alemania y Austria dando conferencias y charlas. Pereyra y Verzeñassi quieren que los europeos que importan soja para su alimentación sean conscientes de que el cultivo de este producto está enfermando a la población rural local.

Los dos informaron que el interés por la agricultura orgánica está creciendo en Argentina, dado que los agricultores están buscando una alternativa a la producción industrial. Están buscando partidarios para promover la producción orgánica y regional de alimentos saludables en el país. Naturland les prometió a ambos el apoyo de la asociación y mediará con los contactos apropiados que ya existen en Argentina. Ambos aceptaron con agrado la invitación de Naturland a un congreso previsto para 2019 sobre el desarrollo de la agricultura orgánica en Argentina.