header Teegarten
Naturland

Mais PG 350x233La cantidad de personas que padecen hambre está en aumento, y hasta ahora los objetivos de la comunidad internacional no han sido suficientes en la lucha contra el cambio climático. Estas dos noticias de la semana pasada evidencian la estrecha relación entre la agricultura, la seguridad alimentaria y el cambio climático.

"Debemos enfrentar ambos desafíos juntos: el hambre y el cambio climático," insiste el presidente de Naturland, Hubert Heigl, en el Día Mundial de la Alimentación el 16 de octubre.

El 70 por ciento de la producción mundial viene de pequeños agricultores. Sin embargo, tres de cada cuatro personas hambrientas en el mundo viven en el campo. "La lucha contra el hambre debe comenzar localmente con los agricultores. Necesitan apoyo en la agricultura orgánica para aumentar de forma sostenible la producción agrícola y garantizar la soberanía alimentaria localmente", enfatiza Heigl.

La agricultura orgánica sirve a este propósito de diversas formas: al no usar fertilizantes sintéticos y pesticidas químicos sintéticos costosos, los pequeños agricultores se independizan cada vez más económicamente. Al mismo tiempo, ahorran una cantidad considerable de CO2, que de otra manera se liberaría durante la producción de estos fertilizantes y pesticidas. Asimismo, se mantiene y mejora la fertilidad del suelo, reteniendo simultáneamente CO2 adicional en el suelo. Por último, pero no menos importante, la agricultura orgánica ofrece una mejor adaptación a los extremos climáticos de varias maneras.

Intensificación orgánica: una oportunidad para la seguridad alimentaria y la adaptación al clima

De esta manera, los suelos saludables pueden almacenar mejor el agua y al mismo tiempo están mejor protegidos contra la erosión. Además, la agricultura orgánica se basa en sistemas de cultivo específicos al lugar, con una diversidad de variedades locales que se adaptan al clima y al medio ambiente y garantizan buenos rendimientos a los pequeños agricultores. En muchos casos, los métodos de cultivo tradicionales pueden optimizarse a través de los últimos hallazgos de investigación y se pueden cultivar variedades locales para adaptar los cultivos a cambios climáticos.

Contexto

El Índice Mundial del Hambre 2018 publicado el 11.10.2018 muestra que, por primera vez en diez años, el número de personas hambrientas en el mundo ha vuelto a aumentar. Las guerras y el cambio climático amenazan con socavar el progreso de las últimas décadas. El índice fue publicado conjuntamente por Concern Worldwide y Welthungerhilfe. globalhungerindex

Dos meses antes de la Conferencia sobre el Cambio Climático en Katowice (Polonia), el IPCC advierte en un informe que el objetivo de limitar el calentamiento global a un máximo de 2 grados no es suficiente. Para controlar los riesgos del cambio climático al menos parcialmente, habría que lograr una limitación de 1,5 grados. IPCC press release