header Teegarten
Naturland

Naturland en el Día Mundial de la Alimentación, el 16 de Octubre

2016 Agropia Kartoffelvielfalt 350Campesinos de la cooperativa peruana Agropia cultivan más de 400 variedades de papa

En el Día Mundial de la Alimentación, Naturland llama la atención sobre la importancia que los pequeños agricultores tienen sobre la seguridad alimentaria. Además, el recientemente publicado "Índice Global del Hambre 2016" apuesta por en el aumento sostenido de la productividad de los pequeños agricultores. El libre acceso a las semillas y a las variedades es un requisito previo; sin embargo, lo que sucederá ahora tras la adquisición de Monsanto por Bayer, será exactamente lo opuesto.

“El poder de las compañías de semillas y plaguicidas está amenazando actualmente la base genética de nuestra dieta", avisa al agricultor orgánico y presidente honorífico de Naturland Hans Hohenester con motivo del Día Mundial de la Alimentación. “Una gran variación genética es importante para que los cultivos pueden adaptarse a las cambiantes condiciones ambientales. Precisamente esto es lo que se reivindica también con los objetivos de la sostenibilidad, con los que Alemania se comprometió”.

Los objetivos de la sostenibilidad reivindican la diversidad genética en la lucha contra el hambre

Hace aproximadamente un año se han adoptado los "Objetivos de Desarrollo Sostenible" (ODS) en la Cumbre Especial de las Naciones Unidas. El objetivo de sostenibilidad 2 trata de acabar con el hambre, lograr la seguridad alimentaria y una mejor nutrición y promover la agricultura sostenible. Explícitamente se requiere preservar y garantizar el acceso a la diversidad genética de semillas y cultivos, así como del ganado y de los animales domésticos. Con la fusión de Bayer y Monsanto, por el contrario, se crea una megacorporación que controlará casi una tercera parte de las semillas mundiales.

Apoyar a los pequeños agricultores en la intensificación orgánica

La agricultura orgánica se basa en sistemas de cultivo autónomos y adaptados. Las soluciones son múltiples y dependen de la diversidad de variedades locales que están adaptadas al clima y al medio ambiente y que aseguran buenos rendimientos a los pequeños productores. Un buen ejemplo se puede encontrar en Perú, a unos 3.500 metros de altitud. Agropia, la cooperativa de pequeños agricultores de Naturland, cultiva más de 400 variedades diferentes de patatas que aseguran unos ingresos buenos y seguros, a pesar de las difíciles condiciones locales.
El modelo Bayer-Monsanto, por el contrario, se basa en la semilla patentada de alto rendimiento combinada con fertilizantes y pesticidas artificiales, por los que no sólo los agricultores pagan un alto precio. "Si el Ministro Federal de Agricultura Christian Schmidt apoya a Bayer, será como dejar que el zorro guarde a las gallinas", dijo Hohenester. Schmidt acogió con satisfacción esta fusión y expresó su firme esperanza de que Bayer transferirá su estrategia de sostenibilidad a las nuevas partes de la empresa.