header Teegarten
Naturland

Las frutas tropicales se anuncian en el comercio minorista alemán cada vez más con diversas etiquetas convencionales de sostenibilidad. Desde el punto de vista de la organización de derechos humanos Oxfam, esto es en muchos casos no más que "publicidad engañosa en los supermercados”. En su reciente informe "Frutas dulces, verdades amargas" Oxfam critica las condiciones de producción y el uso de pesticidas en las plantaciones de banano y piña en Costa Rica y Ecuador, que llevan el sello de Rainforest Alliance.

Naturland se ve confirmado, que solamente los plátanos orgánicos son verdaderamente sostenible. Este juicio fue compartido recientemente por los evaluadores de Stiftung Warentest, que habían examinado seis etiquetas de sostenibilidad. Naturland Comercio Justo posee el nivel más alto concluyeron los evaluadores. La etiqueta de Rainforest Alliance representaba en esta evaluación las exigencias más bajas, según las conclusiones del auditor. Se centra principalmente en aumentar la producción, pero no da garantía a los pequeños agricultores, por ejemplo, precios mínimos ni primas.

El plátano orgánico requiere mucho trabajo

Cultivar plátanos requiere mucho trabajo. En la producción de banano orgánico el uso de pesticidas es prohibido. En cambio la agricultura orgánica utiliza material vegetal fuerte y saludable, una menor densidad de plantación, cultivos mixtos y medidos preventivos. Sin embargo la producción es rentable para los pequeños productores, debido al mayor precio que reciben por sus bananos certificados orgánicos. Y a través del comercio justo logran precios más altos y estables. En los supermercados alemanes, un kilo de plátanos cuesta lo mismo que hace 20 años. Los plátanos son, de hecho, incluso más baratos que las manzanas alemanas. La consecuencia de estos bajos precios supone, muy a menudo, un deterioro de los ingresos y las condiciones de trabajo en los países en donde se cultiva este producto.

Bananas de Comercio Justo procedentes de pequeños productores- otra forma de hacer las cosas

A escala global, más del 80 por ciento de los plátanos destinados a la exportación se cultivan en grandes plantaciones. Los pequeños productores muy rara vez obtienen algún beneficio de esta rama del negocio. En la región costera del sur de Ecuador las áreas en las que los agricultores de Naturland cultivan los plátanos parecen formar parte de la selva. Los plátanos crecen en cultivos mixtos entre las plantas de cacao, los árboles cultivados para la madera, la papaya y otros árboles frutales. Esta forma diversificada de cultivo garantiza a largo plazo una gran fertilidad del suelo y, además, ayuda a mejorar la seguridad alimentaria y los ingresos de las familias de los productores. Este sistema de cultivo utilizado estimula el crecimiento de las plantas mediante la utilización de mantillo y cultivos mixtos, fertilizantes orgánicos y métodos mecánicos para el control de las malezas. El cultivo mixto reduce los riesgos de enfermedad y proporciona una buena cantidad de material orgánico que, combinado con polvo de roca, microorganismos eficientes y otras sustancias, se transforma en fertilizantes orgánicos concentrados. Éstos no sólo fertilizan el suelo, sino que también hacen que los plátanos sean más resistentes.

Sistema de control interno asegura calidad orgánica

Los agricultores se organizan en cooperativas de pequeños agricultores en UROCAL, su asociación paraguas. UROCAL fue la primera organización de agricultores de Ecuador en abordar la producción orgánica del banano y llevarlo hacia el éxito. Con la asistencia de Naturland, la cooperativa fue capaz de mejorar y consolidar su sistema de control interno. Los plátanos son comercializados en Alemania por BanaFair, una organización de comercio justo. Desde hace años, BanaFair ha estado haciendo campaña por una mejora en las condiciones orgánicas y sociales que prevalecen en la industria bananera. UROCAL, que fue fundada en la época de la reforma agrícola de Ecuador en la década de los 70, está en gran medida involucrada en los planes de alfabetización y de educación y, especialmente, en proyectos de mujeres. La mejora de la situación alimentaria local ha sido un elemento importante en su agenda durante mucho tiempo. En 2014 se abrió en Machala, la capital de la provincia de El Oro, una pequeña tienda de venta de frutas y hortalizas frescas con un servicio de entrega a domicilio.

Frutas dulces, – verdades amargas