header Teegarten
Naturland

El 10 de mayo, una delegación tunecina formada por directores y personal del Ministerio de Agricultura y otras autoridades visitó Naturland. La visita formaba parte de una misión organizada por la GIZ (Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit GmbH, asociación alemana para la cooperación internacional) relacionada con la agricultura sostenible.

Con la financiación del Ministerio Federal de Cooperación y Desarrollo (BMZ), GIZ es responsable, junto con el Ministerio de Agricultura de Túnez, de la implementación de un programa que promueve la agricultura económicamente eficiente y ambientalmente sostenible en las regiones Centro-oeste y Noroeste en Túnez.

Los tunecinos se mostraron muy interesados en el desarrollo de Naturland y sus diferentes organizaciones. Naturland presentó brevemente el trabajo de la asociación misma, la organización de carácter consultivo, la Naturland Zeichen GmbH que es responsable para la concesión de licencias y la asignación del logotipo Naturland y la organización de comercialización. Además, se produjo un intenso intercambio de puntos de vista sobre las posibilidades que ofrece la certificación Naturland a los miembros internacionales. Desde ambas partes se expresó la voluntad de cooperación en un futuro próximo. En el marco de la visita, también fue visitada la Fundación Seidlhof, miembro de Naturland, que lleva a cabo una explotación mixta de agricultura y horticultura con objetivos educativos para los niños.

Antecedentes: La agricultura es fundamental para el desarrollo de Túnez. En las regiones del interior, hasta un 50 por ciento de todos los trabajadores, incluyendo el 80 por ciento de las mujeres, están empleados en el sector agrícola. A pesar de su papel clave, la agricultura no ha sido promocionada adecuadamente en los últimos 30 años. Debido a la falta de productividad y a su calidad insuficiente, los productos tunecinos no son competitivos en los mercados nacionales e internacionales. El uso no sostenible de sus recursos naturales y el cambio climático progresivo intensifican aún más los problemas. Los agricultores/as a pequeña escala de las zonas rurales están escasamente organizados; los servicios de asesoramiento del estado no se adaptan a sus necesidades y el acceso al crédito también es problemático. Las profesiones agrícolas pierden atractivo económica y socialmente. Como consecuencia, muchos jóvenes tunecinos migran hacia las regiones costeras.